Calle 60A No. 3A - 38, Bogotá - Colombia t.2554128 Lu-Sa: 10am - 8pm
Recibe nuestros correos
Nos encanta

image

El camino del Té se expandió en oriente gracias al budismo Zen. Aunque hoy el té es un ritual social sus características espirituales, aún cuando no se aplican masivamente, no están del todo en el olvido.

La Práctica del Té

Existen dos expresiones claves en la tradición del té ceremonial en Japón. Uno es el chakai (encuentro del té) dónde varias personas comparten dulces y un bowl de delicado y ligero Matcha (hojas de té verde pulverizadas mezcladas con agua y batidas hasta formar espuma — usucha). Es un momento rápido pues hay mucha gente para servir.

El otro momentos clave es el chaji (evento del té) que consiste de una merienda, dos ceremonias al rededor del carbón de palo que calienta el agua, dos tipos de té, un Matcha denso y cremoso - koicha, y el usucha. Se imparte a menos cantidad de gente en una casa y un jardín especiales.

El Chakai puede tomar 20 minutos mientras que el Chaji puede llegar a 4 horas. El último hace énfasis en el significado de cada paso, cada momento es un ritual. 

image

El Zen ve más allá de los estereotipos que hemos construido, los dogmas, las barreras socio culturales, los aspectos de la vida creados por el hombre, que no hacen parte de la naturaleza de las cosas. En la medida que nos abrimos al Tao, al camino, vivimos más en armonía. 

El Té tiene su propio tiempo: el tiempo fuera del tiempo. El tiempo fuera de la percepción cronológica de los eventos del día. La hora del té es un momento suspendido en el tiempo - es intemporal. 

Lo irónico es que aunque el té genera esta sensación de intemporalidad las ceremonias y rituales alrededor del mundo se rigen por el cuidado, el detalle, el protocolo. A qué temperatura calentar el agua, cuántos minutos dejar las hebras en infusión, cuándo servir el té… acciones claves que dependen de un tiempo preciso.

Tomar el té es una danza, un ritual orquestado. Una vez inicia, el mundo exterior queda encerrado, y se abre el espacio y el encuentro con lo místico. 

Hay quienes consideran que el mejor té verde del mundo viene de Japón. Se reconoce por sus notas frescas, vegetales y por su sabor brillante y umami que nos recuerdan el sabor y aroma de las algas.

El Té en Japón está presente en cada momento de la vida. Se bebe a diario el Bancha o el Hojicha en restaurantes, y el Gyokuro y el Sencha se disfrutan en pequeños grupos como una bebida sofisticada y propicia para compartir. También tiene un papel central en la filosofía Zen, dónde el Matcha protagoniza la tradicional ceremonia de té, Chanoyu.

Words to live by

Muchos se preocupan por la cafeína en el té. Lo primero que es clave tener en cuenta es que la cafeína en el té está acompañada por antioxidantes y taninos, que crean un efecto no excitante sino estimulante. Estos tres elementos permiten que el té nos ayude a estar alerta, concentrados y relajados. Por esto esta increíble bebida está siempre de la mano de la meditación.

En el mercado hay muchos tés decaf, es importante entender el cómo.

Existen dos métodos industriales para retirar la teína (cafeína) del té. La más natural usa dióxido de carbono caliente y presión. Este método retiene parte de los antioxidantes pero aún así se pierden muchos. El otro método usa un solvente químico (ethyl acetato) que remueve la cafeína y los antioxidantes, y deja un residuo químico.

El método que recomendamos para bajar el nivel de cafeína lo podemos hacer en casa, es totalmente natural. Para preparar un té en hebras bajo en cafeína dejamos las hojas en infusión 30 segundos y descartamos el agua. Luego hacemos una infusión normal según el tipo de té y disfrutamos.